¿Sabe usted cómo contratar a sus trabajadores, a plazo indeterminado o a plazo fijo?

Hay dos opciones para contratar una es la contratación estable y la otra es la contratación a plazo fijo, el tipo de contratación que vamos a escoger va a depender de la actividad que el trabajador va a realizar.

Si la actividad es puntual, por ejemplo, para un proyecto específico, es posible los contratos a plazo fijo para ello se necesita un contrato escrito, pero si es una actividad permanente, es decir, aquella que su requerimiento es prolongado en el tiempo debe ser indeterminado.

La ley dice que el contrato indeterminado puede ser verbal, sin embargo, recomendamos que también sea escrito.

Según estadísticas del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo – MTPE de cada cuatro contratos de trabajo tres son a plazo fijo, es decir, de manera temporal y esto es legal, sin embargo, deben seguirse reglas.

La contratación a plazo fijo es la excepción a la regla y la regla es la contratación indeterminada. Los requisitos para la contratación a plazo fijo son:

  • Forma escrita
  • El contrato debe contener una causa objetiva o una razón legal para poder emplear un contrato a plazo fijo. En cada contrato debe indicarse con detalle la causa de la contratación.

Cabe precisar, que la ley presume que la contratación es indeterminada y que toda persona que presta un servicio remunerado y subordinado, en principio, deberá estar en planilla, pero qué pasa si una persona presta un servicio de una manera independiente, en este caso, se le podrá contratar bajo una locación de servicio y se le pagará mediante recibos por honorarios.

Si no cumplimos con la contratación conforme a ley corremos el gran riesgo de que la SUNAFIL ante una inspección laboral, o el Poder Judicial a través de un Juez Laboral por una demanda de un trabajador, contratado a plazo fijo, pueda señalar que los contratos son indeterminados.

En el caso de la SUNAFIL puede multar a la empresa y en el caso del Poder Judicial ordenar la reposición más el pago de una indemnización por daños y perjuicios.

Tengamos en cuenta lo que dice la ley y cumplamos con la misma para evitar contingencias laborales.